¿Puedo Ponerme la Vacuna de Johnson & Johnson con Confianza?

La noticia que muchos esperaban con ansias llegó: la luz verde de parte de las autoridades de salud para reanudar el uso de la vacuna de Johnson & Johnson (J & J). Eso significa que a partir de ahora volvemos a tener tres opciones de vacuna autorizadas para su uso de emergencia por los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA), disponibles de manera gratuita en los centros de vacunación y farmacias. La gran pregunta que tiene mucha gente es, ¿pero son realmente seguras? Y aquí respondemos a tus dudas, basados en la ciencia. (1, 2)

Riesgo mínimo

Recordemos que la pausa para su utilización se debió a seis casos originales de un raro tipo de coagulación, asociado a bajo número de plaquetas. Todos se dieron en mujeres entre 18 y 48. Si bien, durante la investigación realizada por las autoridades de salud y un panel de expertos asesores externos en las últimas semanas, se supo de algunos casos adicionales, el porcentaje total continúa siendo el equivalente a menos de uno por cada millón de personas.

Alerta de seguridad

La reanudación del uso de la vacuna de J & J no tiene restricciones para personas mayores de 18 años, pero tanto los CDC como la FDA y el propio laboratorio decidieron agregar una alerta de seguridad en su etiqueta, indicando que existe un raro riesgo de coágulos de sangre y baja de plaquetas. Además de la indicación para los médicos de estar pendientes de esos posibles efectos. Y a los pacientes, de llamar de inmediato a su doctor si en las primeras tres semanas experimenta estos síntomas:

  • Dolor de cabeza intenso

  • Dolor abdominal intenso

  • Dolor en las piernas

  • Dificultad para respirar

  • Existen prácticas comunes mucho más riesgosas

Muchas personas insisten en la preocupación por un posible coágulo después de vacunarse. Sin embargo, puede que fumen, estén tomando anticonceptivos o planificando una cirugía estética innecesaria y estén pasando por alto que en todos estos casos el riesgo de coagulación es muchísimo mayor.

Riesgo versus beneficios

Tal como lo ha expresado Doctor Juan en varias ocasiones, para tomar una decisión relacionada a nuestra salud, especialmente frente al COVID-19 debemos analizar los datos científicos de manera objetiva con dos aspectos en mente: el riesgo versus los beneficios. Y hasta ahora, la mortalidad de personas que se han contagiado del virus, en los meses posteriores, sigue siendo del 60%, aunque no hayan sido hospitalizadas. Mientras que las vacunas disponibles, hasta ahora, no han mostrado muertes en caso de contagio. Por lo tanto, el beneficio es mayor.

Más investigación, más confianza

Para muchas personas el hecho de que la seguridad de una vacuna sea revisada es sinónimo de duda. Sin embargo, a la luz de cómo funciona la ciencia, nuestra reacción debería ser la opuesta. Pues, mientras más revisiones, más investigaciones y más ojos estén puestos en alerta para asegurar hasta el último detalle, podemos confiar en que hay claridad y transparencia en los protocolos. Debemos tomar en consideración que además de la revisión hecha por el Comité Asesor de Prácticas de Inmunización de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, la Agencia Europea de Medicamentos realizó un procedimiento similar, al igual que uno hecho en Sudáfrica, determinando que los beneficios de la vacuna superan con creces la posibilidad de riesgo.

Resurgimiento del virus

Las cosas empiezan a pintar mucho mejor, es cierto. Pero no podemos ignorar que hay ciertos brotes del virus en distintas partes del mundo. Por eso, la vacunación masiva y el mantenimiento de las normas de higiene básicas todavía deberían ser mantenidas hasta que realmente exista una inmunidad colectiva que logre aplacar este insistente virus.

Entendemos tus dudas. Pero esta revisión hecha por las autoridades federales no debe hacerte perder la confianza en las vacunas. Todo lo contrario, pues significa que existe el compromiso por investigar cada aspecto que pueda ser riesgoso.

La vacuna, aplicada de la manera correcta ofrece mayor protección, eso está claro. J & J ha probado tener un 85% de eficacia contra el virus severo.

No olvides que tienes tres opciones disponibles: J & J, Pfizer o Moderna. Con cualquiera que escojas, sigues sumándole apoyo a tu organismo y poder a tu comunidad para sobrepasar de una vez por todas este virus.

Si quieres saber más de esta vacuna, revisa este video de Dr. Juan.

¡Sigamos tomando decisiones para ser más saludables, juntos!

Tu equipo Santo Remedio

 

Comparte

Leer más