Guía para la Mujer sobre la Salud de la Próstata de su Pareja

Señoras: pongámonos manos a la obra. Seguramente te preocupas por la salud de tu pareja más de lo que él mismo lo hace. Especialmente del cuidado de su próstata.

Los hombres tienden a no hablar de estos problemas entre sí y tampoco quieren sentirse tan mayores como para necesitar los incómodos exámenes de próstata.

No se necesita mucho para entender los problemas que enfrenta tu compañero y cómo puedes ayudarlo, así es que vamos a abrir el mapa y a familiarizarnos con el paisaje, de una manera completamente nueva.

¿Qué es la próstata?

La próstata es una glándula del tamaño de una nuez que se encuentra justo debajo de la vejiga del hombre y rodea su uretra (el tubo que expulsa la orina). También produce semen para proteger y nutrir los espermatozoides. La próstata apenas se detecta cuando todo está bien, pero cuando no funciona, puede causar problemas que ningún hombre (ni su mujer) desea tener.

Problemas comunes de la próstata

Los problemas de próstata son extremadamente comunes, por lo que los hombres no deberían sentirse avergonzados de experimentarlos. Puedes ayudar a tu pareja a saber cuáles son y a darse cuenta cuando algo no va bien.

  • La prostatitis ocurre cuando la próstata se inflama y esto pasa con mayor frecuencia debido a una infección que puede tratarse con antibióticos.

  • El agrandamiento de la próstata o hiperplasia prostática benigna (HPB), afecta a más de la mitad de los hombres mayores de 50 años. Los médicos no saben con certeza la causa, pero creen que los cambios hormonales durante el envejecimiento pueden ser un factor. Lo bueno es que se puede tratar eficazmente con medicamentos o cirugía.

  • El cáncer de próstata es el más común que afecta a los hombres (después del cáncer de piel). Uno de cada siete hombres es diagnosticado con cáncer de próstata durante su vida, pero la buena noticia es que se puede tratar, especialmente si se diagnostica a tiempo. De hecho, menos del 3% de los casos son fatales.

Síntomas a tener en cuenta

Los primeros síntomas de varios problemas de próstata se ven iguales, por lo que es importante motivar a tu pareja a que se haga un examen si nota que experimenta alguno de estos.

  • Micción frecuente o dolorosa, o dificultad para comenzar a orinar.

  • Flujo de orina débil o sangre en la orina.

  • Dificultad para conseguir y mantener una erección o una eyaculación dolorosa.

  • Dolor constante en la pelvis, la espalda baja, la parte superior del muslo y las caderas.

Detecta los problemas a tiempo

  • A partir de los 50 años, todos los hombres deben someterse a un examen de próstata de rutina durante su examen físico anual, aunque aquellos de raza negra tienen un mayor riesgo y deben considerar comenzar a realizarlos a una edad más temprana.

  • Haz tu parte para educar y convencer a tu pareja de que se haga la prueba. Quizás puedas celebrar su cumpleaños número 50 con un inmenso pastel que tenga escrito en la crema el número de teléfono de su médico :)

  • Pregúntale a tu pareja si alguien de su familia ha sido diagnosticado con cáncer de próstata. Si es así, insiste en que programe exámenes regulares a partir de los 40 años, porque es más probable que él también lo tenga.

La prueba del guante de goma

El examen rectal digital (ERD o DRE, por sus siglas en inglés): no hay forma de evitarlo si tu pareja quiere estar seguro de que está sano. Durante un ERD, el paciente se inclina hacia adelante, doblando la cintura o se acuesta de costado con las rodillas dobladas hacia el pecho. Su médico le inserta en el recto suavemente un dedo, usando un guante de goma, lubricado, para palpar la próstata en busca de una forma, tamaño o textura irregular.

El proceso no dura mucho y no es doloroso, pero así como tu prueba de Papanicolaou no es tu momento favorito del día, su ERD tampoco será del suyo.

La segunda parte del examen completo de la próstata es el análisis de sangre del antígeno prostático específico (PSA). Esta prueba mide el nivel en sangre de una proteína producida por la próstata. Un número alto no es un diagnóstico de cáncer, pero puede indicar que tu pareja puede tener más probabilidades de desarrollarlo.

Anímalo a que se realice más pruebas

Si uno de estos exámenes de próstata de rutina muestra alguna irregularidad, el médico puede realizar otros, como una ecografía de próstata, donde se inserta suavemente en su recto una varilla de ultrasonido lubricada para tener una mejor visión de cualquier problema potencial.

Si existe la posibilidad de cáncer, es probable que el médico sugiera una biopsia de próstata. Durante esta, el médico usa una aguja para tomar una pequeña muestra de tejido de la próstata y la envía a un laboratorio para su análisis.

Reduce el riesgo

Una dieta saludable puede disminuir las posibilidades de que tu pareja desarrolle un problema de próstata. La alimentación baja en azúcar y alta en fibra es un buen comienzo. Los alimentos como los tomates y el brócoli tienen compuestos que pueden reducir el riesgo de contraer cáncer de próstata.

Dejar de fumar

Las investigaciones han demostrado que fumar está relacionado con tasas más altas de cáncer de próstata entre los hombres.

No hay mejor momento o motivo para insistir en que deje de hacerlo. Tal vez no pueda prender un cigarrillo, pero de seguro verá más fuego en su vida amorosa. Sin duda, una victoria para ustedes.

Tu pareja puede mostrarse reacia cuando le mencionas la próstata, pero hazle saber que estás de su lado y quieres mantenerlo sano y feliz durante los próximos años.

Seamos más saludables, juntos.

Tus amigos Santo Remedio

Comparte

Leer más