Dormir: los niños hacen cualquier cosa para evitarlo y los adultos nunca tienen suficiente. Generalmente, es lo primero que dejamos de hacer cuando estamos ocupados o estresados. Pero hay buenas razones por las que pasamos un tercio de nuestras vidas dedicados a esta tarea.

Fortalece tu sistema inmunológico

Dormir lo suficiente con regularidad mejora tu sistema inmunológico. Es el momento en que el cuerpo se repara a sí mismo y combate los virus y las bacterias.

Controla el peso

Cuando no duermes lo suficiente, tus hormonas del hambre se desequilibran y comes, incluso, estando lleno. La investigación ha demostrado que la falta de sueño está relacionada con un índice de masa corporal (IMC) y obesidad más altos. Estar demasiado cansado también afecta el lóbulo frontal de tu cerebro, tu centro de toma de decisiones, haciendo más difícil resistirse a los alimentos poco saludables.

La salud del corazón

El sueño le da a tu corazón el tiempo para recuperarse del esfuerzo y ayuda a prevenir la acumulación de placa en las arterias. Nuestra presión arterial baja cuando dormimos bien. Mientras que la falta de sueño interrumpe ese descenso y está relacionada con una presión arterial más alta durante el día. La presión arterial normal se asocia a una menor incidencia de enfermedades cardíacas.

Deseo sexual más intenso

El sueño ayuda a regular tu sistema nervioso autónomo, que juega un papel importante en tu deseo sexual. Un estudio mostró que la libido de las mujeres aumentaba cuando dormían más.

Tu rutina antes de dormir

Como la mayoría de las cosas en la vida, dormir bien es más sencillo si te preparas para ese momento. Y prepararse para una noche de sueño saludable es más fácil de lo que piensas.

  • Durante el día, intenta ejercitarte durante al menos 30 minutos, lo cual te ayudará a conciliar el sueño de forma natural. Evita la cafeína y las comidas pesadas unas horas antes de acostarte.

  • Dos horas antes de ir a la cama, apaga el teléfono y la computadora. Y asegúrate de no llevar a la habitación tus dispositivos electrónicos. La luz azul de las pantallas puede engañar a tu cerebro haciéndole creer que es de día y eso dificulta que te quedes dormido. Baja las luces de tu casa o incluso, prende una vela para lograr una atmósfera más relajante.

  • Una hora antes de apagar las luces, envíate una señal a ti mismo de que es hora de relajarte, cepillando tus dientes, lavándote la cara y poniéndote un pijama cómodo.

  • Entre 45 a 30 minutos antes de ir a la cama, prepara un té relajante como el de pasiflora. Se ha demostrado que esta hierba ayuda a calmar los músculos y la mente para inducir a más tiempo de sueño y de mejor calidad. Lo mismo si agregas algún suplemento de melatonina, la cual permite reorganizar el ciclo biológico de vigilia y sueño, combatiendo los trastornos que lo alteran.

  • Ve a la cama al menos 30 minutos antes de que quieras quedarte dormido. Tómate un tiempo para respirar profundamente, meditar o rezar.

  • Acomódate en una habitación fresca y oscura, y verás que en cuestión de minutos estarás descansando, cuidando de tu mente y tu cuerpo.

  • También puede ser de gran ayuda para normalizar tus horas de sueño y el tiempo que estás activo, la suplementación de maca, especialmente en los primeros meses de adaptación, cuando el cuerpo y la mente sienten cansancio. Esta planta puede ayudar con esa cuota extra de energía física, así como promoviendo la concentración para llevar a cabo las actividades diurnas.

Seamos más saludables, juntos.

Tus amigos Santo Remedio

Estamos aquí para ayudarte.

¿Tienes alguna pregunta sobre nuestros productos y servicios? Llama ya o envíanos un correo eletrónico a support@misantoremedio.com

Carrito de compra

Su carrito actualmente está vacío. Continúe explorando aquí.