A todos nos ha pasado: después de un largo día, en que nos hemos esforzado al máximo, nos sentamos con algo rico para comer y un vaso de nuestra bebida favorita a mano, para relajarnos mientras vemos nuestra serie favorita. Sin lugar a dudas, nuestra merienda nocturna es tentadora, pero también una manera de hacernos acumular peso sin que nos demos cuenta.

Las meriendas después de la cena suman libras

Una investigación se enfocó en los hábitos alimenticios de 52 participantes y encontraron que aquellos que comieron después de las 8:00 de la noche. consumieron más calorías totales durante el día (1). Un estudio similar también concluyó que las personas que comían cerca de la hora de acostarse terminaron comiendo más, lo que les provocó un aumento de peso. (2)

Las meriendas por la noche son simplemente una ocasión adicional para comer. Y no solo eso, pues, debido a que las personas están ocupadas durante el día, puede ser que no coman lo suficiente. De esa manera, por la noche están más hambrientos y terminan comiendo más de lo que podrían haber consumido de manera regular durante el día.

El estrés del día te lleva a comer por la noche

El estrés eleva tu nivel de grelina, la hormona del hambre. La acumulación de estrés a lo largo del día conduce a que comas en exceso por la noche (3). El estrés también puede lanzarnos de cabeza a los alimentos que nos dan satisfacción instantánea como dulces, papas fritas, refrescos o alimentos fritos: deliciosas bombas calóricas.

Disfrutar de esas meriendas frente a la pantalla del televisor o teléfono te pueden llevar a un aumento de peso porque te concentras en lo que estás mirando, no en la cantidad de comida que ingieres.

Trucos para frenar las meriendas nocturnas

Toma control del hambre. Equilibra las comidas y las meriendas a lo largo del día para no estar hambriento por la noche.

Obtén proteínas durante el día e, idealmente, en cada comida. Te sugerimos nuestras proteína vegetal y de suero de leche Entalla porque son una forma conveniente, rápida y deliciosa de obtener la proteína que necesitas para satisfacer tu hambre y perder peso.

Si te provoca comer algo dulce por la noche, evita algunas calorías con un batido de proteínas Entalla después de la cena. Ya sea que prefieras el chocolate o la vainilla, aquí la tienes.

Otra opción para ralentizar las meriendas y respaldar tus objetivos de salud es nuestro Skinny Yummy Gummy, un suplemento diario repleto de prebióticos y fibra. Los prebióticos fortalecen la salud intestinal y la fibra te ayudará a sentirte satisfecho por más tiempo.

En lugar de abrir el refrigerador o la alacena para controlar la ansiedad, intenta respirar profundamente durante 1 a 2 minutos. Mastica chicle o bebe un té con ashwagandha mientras disfrutas de tu programa favorito, tejes una nueva bufanda o practicas otro pasatiempo.

No existe algo mágico después de las 8:00 de la noche, pero dejar los atracones de comida nocturnos sin sentido y realizar pequeños cambios conscientes puede convertirse en tu arma secreta para adelgazar.

Seamos más saludables, juntos.

Tus amigos de Santo Remedio

 

Referencias 

[1] Baron, K. G., Reid, K. J., Kern, A. S., & Zee, P. C. (2011). Role of sleep timing in caloric intake and BMI. Obesity (Silver Spring, Md.), 19(7), 1374–1381.
URL: https://doi.org/10.1038/oby.2011.100

[2] Reid, K. J., Baron, K. G., & Zee, P. C. (2014). Meal timing influences daily caloric intake in healthy adults. Nutrition research (New York, N.Y.), 34(11), 930–935.
URL: https://doi.org/10.1016/j.nutres.2014.09.010

[3] Abizaid A. (2019). Stress and obesity: The ghrelin connection. Journal of neuroendocrinology, 31(7), e12693.
URL: https://doi.org/10.1111/jne.12693

Estamos aquí para ayudarte.

¿Tienes alguna pregunta sobre nuestros productos y servicios? Llama ya o envíanos un correo eletrónico a support@misantoremedio.com

Carrito de compra

Su carrito actualmente está vacío. Continúe explorando aquí.