Quercetina y Su Conexión Con el COVID-19

Antes que comiences a leer y quieras tomarte un frasco completo de quercetina, pensando en que será la prevención o cura para el coronavirus, debemos decirte que NO, lamentablemente no se trata de eso. Calma. Se trata de nuevas investigaciones, muy prometedoras, que están mostrando que este compuesto natural podría servir de apoyo, como otros productos que se están estudiando, para seguir dando la pelea junto con las medidas de autocuidado e higiene, mascarillas, distanciamiento social, vacunas y tratamientos convencionales. Pero no te confundas, no es la cura mágica.

Resulta que algunas investigaciones realizadas durante el 2020, en plena pandemia del COVID-19, precisamente en esa carrera contra el reloj buscando nuevas opciones que ayuden a combatirlo, han dado muestras esperanzadoras. Una de estas es una investigación realizada por el Departamento de Medicina Molecular y otras áreas de investigación de la Universidad de Pavia, Italia, que estudió la efectividad de 18 compuestos que teóricamente podrían afectar el desarrollo del virus. De esos, la quercetina mostró ser el quinto más efectivo. Esto, debido fundamentalmente a que sus propiedades antiinflamatorias y para disminuir la trombina (una enzima encargada de la coagulación de la sangre) inhibirían dos de las principales proteínas (3CLpro y PLpro) del virus, impidiendo que se replique de manera normal. (1

No es el único estudio relacionado al tema. Otra investigación realizada por universidades de Estados Unidos, Italia, China, Inglaterra y Canadá analizó el uso de quercetina y vitamina C, trabajando en sinergia, como una terapia experimental para la prevención y el tratamiento del COVID-19. (2)

Este estudio destaca las propiedades antivirales de la quercetina y el papel de la vitamina C ante la respuesta al estrés, ayudando en el tratamiento de enfermos críticos del coronavirus. Señala también que existe evidencia de que al administrar estos productos en conjunto se apoyan mutuamente potenciando sus propiedades antivirales e inmunorreguladoras. Además, el ácido ascórbico de la vitamina C tiene la capacidad de “reciclar” la quercetina, ayudando a que sea más eficaz. (2)

Y como se trata de productos de bajo costo, sin efectos secundarios graves, el estudio los plantea como una opción viable y prioritaria de uso temprano en las personas, especialmente entre grupos de alto riesgo, como complemento de tratamientos convencionales.

Vale la pena mencionar que estos estudios han tomado en cuenta la quercetina, debido a que existe bastante investigación previa que respalda sus propiedades antivirales y antiinflamatorias, in vitro e in vivo, donde ha demostrado sobre todo, que puede inhibir la proliferación de varios tipos de virus respiratorios. (2)

¿Cómo consumir quercetina para sumarla a mi régimen de contención del virus y de protección de mi salud en general?

Como ves, esta sustancia tan sencilla, presente en diferentes vegetales y frutas puede ser un punto de apoyo importante. Si quieres aumentar su consumo de manera natural, enfócate en alimentos como:

  • Cebolla morada, repollo morado, coliflor, achicoria, brócoli, kale y alcaparras.

  • En manzanas, arándanos, tomates, naranjas, mandarinas, toronjas, limas, limones y kumquat.

  • O bien, puedes suplementarlo. Aunque no existe una dosis definida, la mayoría de los estudios ha utilizado la suplementación de quercetina con mínimos de 500 mg o máximos de 1000 mg al día. (3)

Lo más importante es que no pierdas la perspectiva de que no se trata de una cura. Lamentablemente no hemos llegado a ese punto maravilloso en que la ciencia nos pueda regalar esa esperada noticia. Debemos seguir enfocados en las medidas que conocemos y en seguir aprendiendo de las investigaciones que siguen en marcha, porque nadie ha parado en esta lucha.

Y hoy, en que pese a todo el camino avanzado en información sobre el COVID-19, los números de casos, hospitalizaciones y muertes en el país son desalentadores, nos toca ser más responsables, empáticos y cuidadosos que nunca por nosotros y por los demás. Nosotros NO vamos a bajar la guardia y esperamos que tú tampoco lo hagas. La perseverancia es la clave de los grandes logros.

Sigamos más saludables, ¡juntos!

Tu equipo de Santo Remedio

Comparte

Leer más