Nada se siente mejor que bailar, caminar, estirar y mover el cuerpo... A menos que tengas dolor de las articulaciones.

Si tus articulaciones están rígidas y duelen, pueden privarte de las mayores alegrías de la vida. Si bien no hay ningún producto o píldora que resuelva por completo el dolor de éstas, hay remedios y hábitos que pueden devolverte esa sensación de libertad y movilidad.

Hoy vamos a centrarnos en tres cosas que puedes hacer todos los días como parte de una rutina para unas articulaciones saludables y “felices”. Una de éstas es el compromiso. Otra es el hábito y la última es un remedio natural. ¿Tienes curiosidad por saber cuáles son? Sigue leyendo.

Primero: Reparación

La salud de las articulaciones se basa en tres factores bastante simples:

  • Cómo reparas tus articulaciones (o cómo dejas que tu cuerpo las repare por ti)

  • Cómo usas tus articulaciones

  • Y cómo las apoyas nutricionalmente

Si logras un cambio considerable en una de estas áreas probablemente generarás resultados en tu vida. Pero si puedes avanzar en las tres, podrías cambiar drásticamente la salud de tus articulaciones.

La primera área es la reparación, específicamente: el sueño

El sueño es el maravilloso proceso natural mediante el cual el cuerpo se repara a sí mismo, especialmente las articulaciones. Muchas personas se quejan de dolor de éstas, pero no se comprometen a dormir lo suficiente. ¡Es como quejarse de que tu automóvil no funcione cuando ni una sola vez lo has llevado a mantenimiento!

Simplemente no puedes tener una salud óptima de las articulaciones a menos que te comprometas a darle a tu cuerpo el sueño que necesita para recuperarse del daño diario a éstas.

Es por eso que el descanso adecuado por la noche es la primera parte y la más importante de tu rutina de articulaciones saludables y felices. Y es un compromiso con el que debes ser firme, porque hay muchas distracciones que intentan quitarnos un sueño de calidad: nuevos programas de televisión, llamadas de familiares y amigos, las curiosidades de internet… Si los dejas a un lado y te mantienes firme en dormir 8 horas de calidad, le darás a tus articulaciones el tiempo de reparación y regeneración que necesitan urgentemente.

Aquí hay un video de Dr. Juan en el que explica la vital importancia de dormir 8 horas:

Recuerda, si tienes problemas para conciliar el sueño, la Fórmula Para Dormir de Santo Remedio puede ayudarte a resolverlo.

Segundo: Mantenerse activo

Puede parecer contradictorio que el hábito de moverse y estar activo sea parte clave de una rutina saludable. Si me duelen las articulaciones, ¿por qué tengo que seguir moviéndome?

Siempre consulta con tu médico sobre tu problema específico, pero en la mayoría de los casos de dolor articular o lesión crónica, incluso artritis, mover la articulación y mantenerse activo es una parte fundamental para experimentar menos incomodidad. Esto se debe a que mover la articulación hace que la sangre fluya hacia el área, puede ayudar a evitar que se forme tejido cicatricial y ayuda a mantener la flexibilidad en otras articulaciones que la rodean.

También es esencial mantenerse activo para estar saludable. Incluso una cantidad moderada de ejercicio puede tener importantes beneficios para la salud del corazón y evitar o controlar la obesidad y la diabetes. Por eso es tan importante mantenerse en movimiento, aun si evitas las actividades que se centran en la articulación que te produce dolor.

Convierte el hábito de estar activo en la segunda parte de tu rutina diaria para articulaciones saludables.

Tercero: Apoya tus articulaciones

Cuando duermes, tu cuerpo usa los nutrientes que tiene a mano para recuperarse del uso excesivo y reparar sus articulaciones. Pero, ¿y si no tiene las herramientas que necesita? Aquí es donde los remedios naturales y los suplementos pueden desempeñar un papel importante en la salud general de tus articulaciones.

Hay tres productos en particular que pueden ayudarte a tener articulaciones más saludables: colágeno, glucosamina y vitamina D3.

Colágeno: es una proteína que tiene un gran trabajo. Ayuda a mantener casi todas las partes de tu cuerpo sanas y fuertes, incluidos los huesos, la piel, el cabello y las uñas. Desafortunadamente, se degrada paulatinamente a medida que envejeces, lo que puede afectar tanto tu salud como tu apariencia. Pero la suplementación puede ayudar.

Glucosamina: es un compuesto de origen natural que se encuentra en el cartílago de los huesos y que ayuda a amortiguar las articulaciones y a prevenir el daño causado por el desgaste diario.

Vitamina D3: el cuerpo sintetiza naturalmente la vitamina D cuando entra en contacto con la luz solar. Sin embargo, muchos de nosotros no recibimos lo suficiente y, por lo tanto, necesitamos suplementarnos con vitamina D. También puede ayudar a fortalecer los huesos y los dientes e, incluso, aumentar tu inmunidad.

¿Estás tomando suplementos diarios para apoyar tus articulaciones? Es la tercera y última parte de una rutina de articulaciones sanas.

Si estás buscando los tres suplementos clave en un solo lugar, no pierdas más tiempo, pues nuestro paquete Saludable Protege Tus Huesos y Articulaciones lo tiene todo.

El alivio del dolor y la rigidez de las articulaciones es algo maravilloso. Vale la pena el compromiso con estos 3 pasos a seguir en una rutina que te llevará hacia articulaciones sanas y agradecidas por el cuidado que les brindas.

Seamos más saludables, ¡juntos!

Tus amigos de Santo Remedio

Estamos aquí para ayudarte.

¿Tienes alguna pregunta sobre nuestros productos y servicios? Llama ya o envíanos un correo eletrónico a support@misantoremedio.com

Carrito de compra

Su carrito actualmente está vacío. Continúe explorando aquí.