Sexo sin Miedo

A muchas mujeres, tan sólo mencionarles la palabra “sexo” las ruboriza… se incomodan. Si eres una de ellas, no deberías, pues la parte sexual es tan importante como el resto de aspectos de tu salud. Es más, expertos aseguran que es “el gran secreto” de una vida integral saludable. No en vano, hay investigaciones que muestran que aquellas personas que tienen una vida sexual satisfactoria tienen mejor salud, porque sus efectos positivos repercuten tanto en el cuerpo como en la mente. Así lo demuestra, por ejemplo, un estudio realizado por la Universidad de Manchester, Inglaterra (2016), que estudió el impacto de la salud sexual en personas adultas mayores. Este demostró que en una relación de pareja, el deseo, la actividad y el funcionamiento sexual continuo se asocian con un bienestar más alto, tanto en hombres, como en mujeres.

¿Qué efectos positivos tiene el sexo en el cuerpo?

  • Libera endorfinas, esas sustancias químicas del cerebro que nos permiten la sensación de bienestar, mejoran nuestro estado de ánimo, estimulan la relajación, reducen el estrés y disminuyen la depresión.

  • Es un excelente ejercicio cardiovascular, especialmente para las mujeres, al hacer que el corazón lata más rápido, active la circulación sanguínea y baje la presión arterial. Un estudio realizado por la Universidad del Estado de Michigan, publicado el 2016, sugiere que la actividad sexual parece proteger a las mujeres del riesgo cardiovascular a futuro.

  • Es un excelente analgésico natural pues ayuda a calmar el dolor, especialmente de cabeza, debido a que mejora la circulación periférica, gracias al flujo de óxido nítrico. También puede disminuir los dolores premenstruales.

  • Es un apoyo para la memoria, pues estimula la actividad de las neuronas.

  • Reduce el estrés, especialmente después del orgasmo, ya que disminuye el cortisol y su efecto puede extenderse después del coito.

  • Ayuda a inducir el sueño de buena calidad, debido a que relaja profundamente.

  • Colabora en la prevención de algunos tipos de cáncer, como el del seno al liberar hormonas como DHEA y oxitocina que protegen contra esta enfermedad.

  • Fortalece y tonifica los músculos de la pelvis, ayudando a evitar problemas de incontinencia urinaria.

  • ¡Apoya la belleza! Al mejorar la circulación sanguínea y la producción de agua, mejora la textura y calidad del cabello y la piel, evitando problemas como la celulitis.

  • Aumenta la inmunidad, especialmente en las mujeres. Se ha probado que la actividad sexual entre 2 a 3 veces por semana eleva los niveles de inmunoglobulina, mejorando las defensas.

Si estos beneficios son tan buenos para las mujeres… ¿por qué los motivos culturales pesan tanto que les impide disfrutar de una vida sexual plena, a cualquier edad? ¡Ya es hora de deshacerse de esos tabúes de una buena vez y enfocarse en mejorar la salud sexual, tal como lo hacen con el sistema inmune o el digestivo!

¿Por qué podemos estar fallando en la cama?

La respuesta más probable es falta de deseo. Pero antes de seguir usando la excusa del "dolor de cabeza”, hay que revisar ¿por qué no queremos tener sexo?

  • En ocasiones hay motivos emocionales, como evidencia de infidelidad de la pareja o presencia de niños en la casa. Debemos hablar con nuestra pareja para encontrar una solución y un punto de encuentro alternativo.

  • Puede haber traumas como abuso sexual durante la infancia o violencia familiar. En ese caso, lo mejor es buscar ayuda profesional para tratarlo de una vez.

  • Monotonía. La rutina con el tiempo le pasa la cuenta a cualquier pareja. Sé creativa.

  • También hay que verificar con el médico si no hay problemas físicos como vaginismo, infecciones o cambios hormonales. Basta descubrir el problema para encontrar la solución. No hay nada imposible de resolver.

¿Qué más hacer para mejorar tu vida sexual?

Hay casos en que el desgano sexual tiene que ver con problemas de autoestima. Intenta recuperarla buscando tu propia ruta para sentirte cómoda, segura y más seductora. Cuida tus detalles y dedícate tiempo. La confianza en sí, comienza con el cuidado personal por fuera y por dentro.

  • Ejercítate más, pues te ayuda a estar en mejor forma, más flexible y con mayor deseo, gracias a que aumenta el flujo sanguíneo hacia tus órganos sexuales.

  • Come de manera saludable. Escoge alimentos a base de soja, semillas de linaza y vegetales como espinaca, ya que contienen fitoestrógenos que ayudan a aumentar las hormonas sexuales. Y evita consumir comida pesada antes de ir a la cama.

  • Rompe tus barreras mentales respecto al sexo ¡y atrévete a probar! Intenta algún perfume nuevo, ropa que te haga sentir sexy, un labial más atrevido, etc.

  • Consulta con una sexóloga que te oriente y responda tus preguntas específicas.

  • Habla abiertamente con tu pareja sobre tus inquietudes sexuales y tus necesidades. Atrévanse juntos a explorar, descubrir y disfrutar nuevas avenidas en el sexo.

Nunca es tarde para reparar, sanar y mejorar en la cama. Revisa objetivamente tu vida sexual, enfócate en tratar esos aspectos que están dañándola y ¡recupérala! Vale la pena.

Revisa nuestro sitio para encontrar algunos suplementos como los incluidos en el paquete Para Un Cuerpo Entero Saludable (Para Ella), que puedan ayudarte a tener más energía y te ayuden a mejorar los aspectos como tu piel y cabello, que puedan estar afectando tu autoestima.

También aquí puedes encontrar los libros Mejora Tu Salud de Poquito a Poco, con un capítulo completo dedicado a la salud sexual y Santo Remedio para Mujeres para brindarte más información.

Seamos más saludables, ¡juntos!

Tu familia de Santo Remedio

Referencias
Sexual Health and Positive Subjective Well-Being in Partnered Older Men and Women (1)
Interactions of Sexual Activity, Gender, and Depression with Immunity (2)
Is Sex Good for Your Health? A National Study on Partnered Sexuality and Cardiovascular Risk Among Older Men and Women (3)
Sex Hormones Determine Immune Response (4)
Mejora Tu Salud de Poquito a Poco, Una guía completa de bienestar para ti y tu familia; Dr. Juan Rivera, Aguilar Editorial, 2016.

Comparte

Leer más