Dicen que después de cierta edad, princesas y príncipes inevitablemente terminamos convertidos en ranas porque no hay poder humano que pueda con los efectos del paso del tiempo, que acaba con todo… incluyendo las ganas. Si bien es cierto que los años no pasan en vano, tampoco se trata de una sentencia fulminante que nos quite el placer de disfrutar de todo lo que el buen y saludable sexo nos ofrece.

Y vamos a hablar sin tapujos, especialmente entre nosotros, los hispanos: hay más mitos y viejas ideas que “culturalmente” nos han obligado a creer respecto al tema. El primero de estos: que después de cierta edad el sexo no importa. Sin embargo, las nuevas investigaciones, nos demuestran que ciertamente hay cambios fisiológicos en hombres y mujeres, pero nada que no se pueda resolver y recuperar la magia que solo se da en la intimidad. Por eso, hoy vamos a aclarar algunas dudas y compartir ciertos tips para que los años sigan pasando pero tu vida sexual no se detenga.

Los obstáculos que interfieren en la vida de pareja

Sabemos que la juventud es sinónimo de energía, vitalidad e impulso. En esa etapa la química hormonal está de nuestro lado, haciendo las cosas mucho más sencillas entre dos personas. Pero eso va cambiando:

  • En los hombres, por ejemplo, los cambios y la aparición de algunos problemas como falta de erección o que esta sea tardía, puede complicar la intimidad. A partir de los 40 años la disfunción eréctil comienza a ser una preocupación generalizada a nivel mundial para los caballeros, que les genera muchísimo estrés. ¡Nadie quiere quedarse a mitad de la función! Pero si lo pensamos bien, tampoco es una gran cosa ni algo sin arreglo. ¡Hoy en día sobran soluciones! Lo primero es saber las causas, como alguna enfermedad cardiovascular o diabetes, o bien, medicamentos, estrés u otras razones. Hoy en día hay numerosos medicamentos y tratamientos que funcionan de manera efectiva para resolver el problema o disminuirlo. (1)

  • En las mujeres la menopausia también genera cambios como sequedad por falta de lubricación vaginal, vagina más corta y paredes más frágiles, todo lo cual facilita el dolor al tener relaciones sexuales. Sin embargo, hay productos y tratamientos que pueden ser usados para combatir las molestias, como: lubricantes vaginales, cremas de estrógenos y algunos medicamentos que facilitan el proceso. También existen opciones de suplementos como la maca que apoya la salud sexual de ambos sexos, siendo especialmente usada en las mujeres en esta etapa de la menopausia.

    • Algo que toda mujer deber saber es que mientras menos sexo tenga, más probabilidades de acelerar la menopausia. Suena exagerado, pero de acuerdo a un estudio publicado por la revista británica Royal Society Open Science el 2020, las mujeres que tenían relaciones sexuales semanalmente durante el período de estudio, mostraron un 28% menos de probabilidades de experimentar menopausia que aquellas que tenían menos cada mes, en las que este cambio hormonal comenzaba más temprano. (2)

Sé abierto con tu médico

Bien se dice que lo único que todavía no se puede solucionar es la muerte. Pero para resolver cualquier otro problema hay que reconocerlo y enfrentarlo. Lo malo es que a diferencia de cuando nos duele una muela o la rodilla, cuando se trata de lo sexual no nos atrevemos a hablar seriamente y mientras más adultos, más ignoramos el tema, incluso, con nuestro médico. ¡Pero hay que hacerlo! De acuerdo a algunos datos de una encuesta realizada por la Universidad de Michigan, el 50% de los hombres y el 30% de las mujeres mayores de 65 años son sexualmente activos. Y si esos números no son más generosos es simplemente por la falta de información que no reciben porque no se atreven a hablar abiertamente con sus proveedores de salud. (3)

Tu médico puede indicarte algunas de las opciones o medicamentos ya mencionados anteriormente, así como derivarte a un especialista. ¡No te avergüences de acudir a uno! Es más, hoy en día las terapias están de moda, porque realmente ayudan. Algunas ofrecen tratamientos psicológicos (psicoterapia) con expertos certificados que ayudan a superar posibles traumas y estructuras culturales demasiado rígidas que cargamos en nuestras espaldas y que interfieren con nuestra sexualidad. Es momento de sacarlas.

Más fuerte, más sexo

También es importante mantener un buen estado físico. Y no hablamos de estar 90-60-90 si eres mujer ni lucir como Aquaman si eres hombre. Se trata de mantener la flexibilidad, la fuerza muscular y el peso adecuado para que la resistencia florezca por sí sola. Hay estudios que muestran la estrecha relación entre el estado físico, autoestima y buen desempeño sexual, a cualquier edad. (4)

Puedes sumar suplementos que colaboren manteniendo tus niveles de energía como ginseng, vitamina B12 y CoQ10 para ser fiel al ejercicio diario y aquellos necesarios para mantener la salud músculo-esquelética como glucosamina, colágeno y vitamina D3.

Más tiempo para juegos, caricias y fantasías

Las investigaciones sobre relaciones personales han mostrado el importante papel de la intimidad emocional, es decir, la relación entre el deseo sexual y la conexión romántica de la pareja, algo que aumenta más a medida que pasan los años (5). No a todos les resulta fácil encontrar vías nuevas de acercamiento. Pero siempre se puede intentar con terapias y técnicas al estilo “sexo tántrico”, por ejemplo, con ejercicios simples, caricias, miradas y sutilezas que enseñan a alcanzar una nueva dimensión del erotismo en la madurez de la vida.

Los expertos en sexualidad y envejecimiento reconocen que mantener la llama encendida en la pareja requiere también de una buena cuota de dedicación y esfuerzo. Eso, sin lugar a dudas. La parte buena es que esa tarea promueve relaciones largas, duraderas y felices.

Seamos más saludables y apasionados, juntos.

Tu equipo Santo Remedio

Estamos aquí para ayudarte.

¿Tienes alguna pregunta sobre nuestros productos y servicios? Llama ya o envíanos un correo eletrónico a support@misantoremedio.com

Carrito de compra

Su carrito actualmente está vacío. Continúe explorando aquí.