ENVÍO GRATIS EN PEDIDOS SUPERIORES A $75

ENVÍO GRATIS EN PEDIDOS SUPERIORES A $75

¿Madrugadoras o pájaros nocturnos? ¿Qué tipo de personas tiene mejor salud?

¿Cómo te consideras?¿Alondra o búho? ¿Romántica bohemia o una productiva emprendedora?¿Una madrugadora natural o de aquellas a las cuales se les enredan las sábanas por la mañana y en cambio, por las noches les llega la hiperactividad? ¿Sabías que tus hábitos a la hora de dormir tienen inmensa relación con tu estado de salud? Oh, sí… ¡Tienen mucho que ver! De hecho, del horario y la cantidad de tiempo que duermes dependen tus probabilidades de vivir más tiempo y con mejor calidad de vida.

  • Cada persona tiene un patrón o ritmo circadiano particular. Hay quienes no necesitan despertador y muy tempranito saltan de la cama para ejercitarse y comenzar a funcionar sin problemas.

  • Otras, en cambio, prefieren despertarse tarde y sienten que sus mentes no empiezan a funcionar hasta cerca del mediodía e incluso, son más productivas por la noche, como les suele pasar a muchos artistas, quienes trabajan en internet o cualquiera que se considere “bohemio”.

Pero, aparte de ser un buen tema de conversación, estas características tienen que ver mucho con nuestro estado de salud. Diversos estudios han mostrado que la preferencia de horario vespertino para dormir sobre el matutino está asociado a una mayor mortalidad, que incluye problemas de salud como disfunción metabólica y enfermedad cardiovascular.

Uno de los estudios fue hecho en Reino Unido e incluyó a 433.268 adultos de entre 38 y 73 años y los evaluó durante 6 años y medio (1). Estos datos mostraron no solo que las personas noctámbulas o búhos son más propensas a morir de enfermedades cardiovasculares, sino que también presentan con más frecuencia:

  • Problemas psicológicos como depresión

  • Diabetes

  • Trastornos neurológicos

  • Trastornos gastrointestinales

  • Trastornos respiratorios

Los expertos ya sabían de la relación que existe entre problemas de sueño y mayor incidencia de accidentes cerebrovasculares e infartos. Esto debido a que las enfermedades que predisponen al derrame cerebral empeoran cuando tenemos trastornos de sueño. (2)

Por otro lado, dormir más tarde provoca que perdamos las horas matinales dejándonos con menor exposición a la luz solar, lo que podría empeorar otros problemas como huesos más vulnerables y un sistema inmune más débil. (3)

¿Cómo cambiar los hábitos nocturnos para ser una alondra madrugadora?

No es fácil cambiar el reloj biológico para dejar la bohemia y convertirse en una alondra de la noche a la mañana. Lograr un patrón de sueño saludable requiere de disciplina, constancia y organización. Pero es el camino indicado hacia un menor riesgo de problemas cardíacos, cerebrovasculares y mejor salud en general.

Si durante toda tu vida has sido un ave nocturna y temes que tu corazón sufra las consecuencias que están de la mano al desorden del sueño puedes hablar con tu médico sobre la posibilidad de sumar suplementos que puedan apoyar tu salud cardiovascular como Resveratrol, Omega 3, Arroz de Levadura Roja y Té de Jamaica.

Ahora, hay ciertos pasos que podemos hacer para modificar esas viejas costumbres que quizás tenemos desde temprana edad. Por ejemplo:

  • Acostarse y levantarse a la misma hora. Eso ayuda a crear una higiene del sueño, permitiendo que el cuerpo se vaya acostumbrando paulatinamente. Al levantarse temprano el organismo necesita descansar también más temprano. Lo difícil al principio es lograr esos primeros impulsos. Por eso, es bueno iniciar estos cambios durante los fines de semana para manejar el cansancio durante el día. También puedes considerar suplementos que puedan colaborar con la energía como ginseng, maca y CoQ10.

  • No beber alcohol antes de dormir. Si bien el alcohol puede inducir el sueño, este es de mala calidad. Lo mejor en esos casos es acudir a métodos como aromas que promuevan la relajación como lavanda, beber un té como pasiflora y sumar algún suplemento que contenga melatonina.

  • Poner la alarma lejos de la cama. Eso nos obliga a levantarnos y apagarla.

  • En la medida de lo posible, dejar que la luz del sol entre naturalmente en nuestro cuarto. Eso activa el ciclo del cuerpo que indica que es tiempo de levantarse.

  • Darnos un gusto por la mañana: beber un café, leer, escuchar un podcast, hacer una meditación, etc.

  • Dejar la ropa de ejercicio preparada la noche anterior. Eso ayuda a ponerse mentalmente en modo “actividad física/ ejercicio”.

  • Ejercitarse temprano para activar el cuerpo.

  • Desayunar algo ligero como un yogur o una fruta, para impulsar el metabolismo.

Puedes revisar este video, en el que Dr. Juan Rivera comparte estos tips que practica para combatir su costumbre de acostarse tarde.

Nunca es tarde para un cambio de alas y que ese búho comience a dormir más temprano, aprendiendo a disfrutar de los primeros rayos del sol mañanero, como una ávida alondra.

Seamos más saludables juntos.

Tu equipo Santo Remedio.

Estamos aquí para ayudarte.

¿Tienes alguna pregunta sobre nuestros productos y servicios? Llama ya o envíanos un correo eletrónico a support@misantoremedio.com

Carrito de compra

Su carrito actualmente está vacío. Continúe explorando aquí.

Ofertas por tiempo limitado...

Ashwagandha

$9.98 ($19.95) ahorra 50%

Difenhidramina (3 Paquetes)

$6.95 ($8.95) ahorra 22%

Acetaminofeno (3 Paquetes)

$12.95 ($14.95) ahorra 13%

Ibuprofeno (3 Paquetes)

$12.95 ($14.95) ahorra 13%