Síndrome del Corazón Roto: Mucho Más Que Penas de Amor

Si la mayoría de nosotros no tuviéramos en nuestro archivo sentimental, al menos, una experiencia de “corazón partío”, tampoco tendríamos una famosa canción dedicada al tema. ¡Y es que a todos nos han roto el corazón! Pero, realmente ¿puede dañarse por una pena de amor? ¿Será una expresión romántica o un problema de salud?

Pues, si bien, hay situaciones, especialmente amorosas o más bien, de “desamor”, que pueden ponernos tristes por unos cuantos días, hacernos sentir miserables y pensar que hasta aquí llegó nuestro sentido existencial, estas son pasajeras. Pueden doler mucho, pero no pasan de ser malos momentos. Algo muy distinto a lo que ocurre en ocasiones en que un motivo de tristeza, de rabia, de susto o incluso, de sorpresa, ocurre de manera súbita y nos genera una impresión tan grande, que puede impactar nuestro corazón, causando miocardiopatía por estrés, conocida como síndrome del corazón roto o Takotsubo. Y ese sí puede traernos problemas.

Cuando la emoción excesiva nos complica la salud

En aquellas ocasiones en que la emoción es muy intensa, o bien, la persona está bajo mucho estrés, puede tener los mismos síntomas de un infarto:

  • Duele el pecho.

  • Cuesta respirar.

  • Puede sudar frío.

  • Se siente muy débil.

  • Y tiene un ritmo cardíaco irregular.

Incluso, puede llegar a complicarse más:

  • Puede que tenga un edema pulmonar, es decir, líquido en los pulmones.

  • Le baje demasiado la presión arterial.

  • Los latidos del corazón se pueden interrumpir.

  • Y que tenga insuficiencia cardíaca.

¿Sólo una ruptura puede ocasionar este síndrome?

No. En realidad puede pasar debido a cualquier evento que genere emociones muy fuertes o estrés muy alto. Esto incluye el término de una relación, pero no se limita a esto. Puede ser por la muerte de un ser querido de forma inesperada, la pérdida del trabajo, una noticia que recibimos y que nos afecta demasiado emocionalmente, pérdidas fuertes de dinero e incluso, con emociones “positivas” como una fiesta sorpresa o un evento que nos cause demasiada impresión.

¿Por qué sucede?

  • Cuando una persona sufre una situación muy estresante o emociones muy intensas, de manera abrupta, empieza a liberar ciertas hormonas, como norepirefrina, epinefrina y adrenalina.

  • El exceso de esas hormonas de estrés afecta el músculo cardíaco, ya que provoca que se “adormezca”. En ese momento, el ventrículo izquierdo del corazón se infla y toma una forma de cono o globo. De hecho, cuando reconocieron este síndrome en Japón, en 1990, lo llamaron Takotsubo por esa forma, que es similar a una vasija para pescar que tiene ese nombre.

  • El corazón también se debilita, dejando de contraerse al ritmo normal y empieza a hacerlo muy lentamente. Y como es el encargado de bombear la mayor cantidad de sangre, al perder fuerza, la persona retiene líquido en los pulmones y empieza a manifestar esos síntomas como dolor de pecho, que llevan a pensar en un infarto.

  • Inicialmente los médicos pueden creer que se trata de un ataque al corazón y no es sino luego de realizar los exámenes que corresponde, como un ultrasonido o resonancia magnética, que pueden darse cuenta de la diferencia.

  • Pueden verificar, por ejemplo, que la contracción no se realiza de manera regular, sino que es mucho más débil.

  • La otra prueba que marca la diferencia con un infarto es que en un caso de síndrome de corazón roto no hay obstrucción de las arterias. Estas están completamente limpias. 

  • Y si después de hablar con el paciente o con un familiar, los médicos comprueban que recientemente ha experimentado una situación de mucho estrés, pueden confirmar que se trata de este síndrome.

¿Quiénes son más propensos a sufrir de síndrome del corazón roto?

  • Es un síndrome mucho más común en las mujeres. De acuerdo al Registro Internacional Takotsubo, que reúne datos de pacientes de Europa y América, alrededor del 88,9% de los pacientes son mujeres, con una edad promedio de 66,4 años. Sobre todo ocurre después de la menopausia, con mayor frecuencia a partir de los 50 años. Esto, porque el estrógeno ayuda a proteger el sistema cardiovascular, pero al disminuir a partir de esta etapa, las deja más vulnerables.

  • También suele ocurrir en personas con asma.

  • Y en aquellas que sufren de trastornos emocionales o de ansiedad.

¿Qué hacer en caso de mostrar síntomas de corazón roto?

Si una persona ha experimentado recientemente una emoción muy intensa y siente los síntomas descritos anteriormente, como dolor en el pecho y dificultad para respirar, no es el momento de quedarse con la duda si se trata del síndrome o de un infarto. Hay que llamar a emergencia de una vez.

Recuerda que los síntomas de ambos son tan similares, que se debe buscar ayuda profesional de inmediato. No se requiere antecedentes de enfermedad coronaria para que suceda. Por lo tanto, el tiempo es primordial para comprobar si hay obstrucción en las arterias o no.

Por lo general, cuando se trata de este síndrome, después de un tratamiento de unos días, el corazón vuelve a la normalidad y la mortalidad es menor al 5%. Pero en ocasiones, puede ser que la persona deba ser sometida a un tratamiento de cateterismo cardíaco o incluso, hay casos en que debe ser hospitalizada en cuidados intensivos.

¿Podemos prevenir de alguna forma el síndrome del corazón roto?

No hay garantía de que una situación imprevista no termine en un episodio como el síndrome de corazón roto, pero las mejores formas de disminuir los riesgos de este, así como de la mayoría de los problemas de salud, son las que están relacionadas a los hábitos saludables:

  • Tratar de controlar el estrés y evitar, en la medida de lo posible, situaciones que nos alteren. Y en este aspecto es muy importante el contar con herramientas prácticas ya sea de respiración, relajación u otras que nos ayuden a manejar mejor nuestras reacciones en momentos inesperados.

  • Realizar al menos 30 minutos de ejercicio al día.

  • Mantener una alimentación saludable.

  • Buscar maneras de canalizar las emociones de manera saludable, ya sea con hobbies, amistades, grupos de apoyo, etc.

  • No olvidar los exámenes médicos periódicos.

  • Reforzar el corazón consumiendo los principales nutrientes que necesita para mantenerse sano como los aceites esenciales Omega 3, así como la coenzima Q10 que ayudan a controlar la inflamación y mantener bajos los niveles de colesterol y triglicéridos, ayudando con la correcta coagulación de la sangre.

Antes de tener que pasar por un episodio como este, es bueno intentar disminuir el riesgo, buscando todas las herramientas que nos permitan lograr una mayor estabilidad emocional para que lo que sea que desate una tristeza, dolor o molestia profunda, podamos manejarlo de la forma más controlada posible. Revisa nuestros blogs donde puedes encontrar distintas maneras de manejar el estrés, mejorar tus hábitos de alimentación, ejercicio y apoyar la salud de tu corazón. Queremos que las emociones fuera de control, buenas o malas, no te lleven directo al hospital.

Si quieres aprender más sobre este tema, revisa este video de Dr. Juan.

Seamos más saludables, juntos.

Tus amigos de Santo Remedio

Comparte

Leer más