¡SOLO HOY! 20% DE DESCUENTO EN TODOS LOS PRUDUCTOS

¡SOLO HOY! 20% DE DESCUENTO EN TODOS LOS PRODUCTOS.

¿Super Piernas de Verano? Cómo Mejorar Su Circulación Sin Métodos Invasivos

No se necesita mucho esfuerzo para que nuestras piernas pierdan un poco su encanto, luciendo y sintiéndose cansadas. El invierno, la vida sedentaria, el exceso de sal y la mala alimentación se van sumando para hacer que nuestra circulación no sea la mejor y se deje ver en nuestras piernas. Puede que se hinchen con facilidad, luzcan azuladas, se sienta un hormigueo, dolor e incluso, empiezan a aparecer varices.

No se trata solo de preocuparnos por su apariencia, sino de algo más importante: la circulación sanguínea. Así es, porque todo esto es resultado de que el bombeo de sangre que va hacia el corazón no está fluyendo como corresponde y se concentra en nuestra parte más baja: las piernas. Si te está pasando, debes revisar con tu médico tu estado de salud para tomar medidas. Y para evitar que pase, aquí te vamos a dar algunas sugerencias sencillas, para tomar acción desde ya.

Tratamientos y técnicas

Cuando el problema de circulación ya está presente, no siempre tu médico te sugerirá una cirugía. Hay varias técnicas que se realizan en las consultas o clínicas y que no son invasivas. Por ejemplo:

  • La compresión neumática intermitente: Es una técnica que se realiza poniendo las piernas dentro de bombas o cámaras de compresión, durante un tiempo y ha demostrado mejorar la circulación en las piernas. (1)

  • Escleroterapia: para la cual se inyectan pequeñas agujas que contienen una solución química que endurece las venas y las elimina.

  • Láser: la luz usada también ayuda a desaparecer las venas.

  • Flebotomía: son pequeños cortes en la piel para sacar las venas dañadas.

  • Ablación: para la cual se utiliza calor en la zona, ya sea por radiofrecuencia o láser.

¿Hay formas de disminuir el riesgo de mala circulación?

Hay muchos aspectos que pueden influir en que la circulación no sea la correcta. Por eso debes revisar cuáles son las que están interviniendo en tu caso. Sin embargo, hay mucho que puedes hacer para ayudar a mantenerla saludable. Veamos algunas medidas.

Suma grasas buenas omega 3

No en vano los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) recomiendan el consumo de pescados grasos y mariscos, nueces y semillas, aceites de plantas como linaza, soya y canola, además de alimentos fortificados, ricos en aceites omega 3, para obtenerlos a diario, debido a que son de gran ayuda para la circulación de los vasos sanguíneos no solo de tus piernas, sino de todo tu cuerpo, incluida la del corazón y el cerebro. Como no siempre se logra alcanzar la dosis mínima recomendada (1.1 g en mujeres adultas y 1.6 g en hombres adultos), puedes suplementarla, bajo la supervisión de tu médico. (2)

Agrega frutas y productos ricos en resveratrol

No será difícil ni desagradable agregar a tu cuota de frutas diarias un par de porciones de bayas como frambuesas, arándanos o bien, uvas negras, así como tampoco una merienda con maní sin sal o productos con soya. Todos contienen resveratrol, el cual ha mostrado que gracias a su efecto antiinflamatorio, colabora en la manutención de la salud cardiovascular. Para asegurarte de consumir lo suficiente, también puedes suplementarlo. (3)

¡Mueve tu cuerpo!

No necesitas"moverte duro”, como dice una canción. Los estudios han demostrado que además de pequeños cambios en la alimentación, basta un poco de actividad física para obtener una mejor circulación y mejor flujo sanguíneo en las piernas. (4)

Eleva tus piernas

Poner las piernas a una altura más elevada que el corazón diariamente también ayuda a mejorar la circulación, evitando que la fuerza de gravedad concentre la sangre en estas y obstruya las venas. Basta ponerlas sobre unas almohadas o apoyarlas en la pared, con el resto del cuerpo descansando en la cama, sofá o en el piso, durante unos 30 minutos para ayudar a mejorar la circulación. (5)

Bájale “tantito” a la sal

Los hispanos generalmente debemos disminuir bastante más que “tantito” la sal, porque nos encanta todo muy sabroso. Pero si queremos una mejor salud cardiovascular, con menos presión arterial y piernas menos hinchadas debemos reducir la cantidad de sodio que consumimos. Los rangos generales, de acuerdo con las pautas dietéticas, varían entre 1500 a 2300 mg / d para la mayoría de la población. Sin embargo, si tienes tendencia a la hinchazón de las piernas, lo más probable es que tu médico baje esos números todavía más.(6)

Dale más líquido a tu organismo

No creas que beber más te va a aumentar la inflamación. Al contrario, si agregas agua te ayudará a eliminarla, ya que colabora con el flujo y la eliminación de toxinas. También puedes sumar bebidas naturales que pueden colaborar en la eliminación del exceso de líquido por sus efectos diuréticos como el té de Jamaica o de manzanilla.

Descubre los beneficios del cepillado en seco

¿Has escuchado hablar del dry brushing? ¡Es una técnica muy fácil de realizar y más efectiva de lo que imaginas! Se trata de masajear la piel con un cepillo de cerdas naturales y suaves para activar la circulación y estimular también el sistema linfático, el cual se ha visto en las últimas décadas que es tan importante como el vascular (7). La idea es hacerlo desde abajo o los pies hacia arriba, con movimientos circulares. Lo mejor es realizarlo antes de bañarse o antes de aplicar alguna crema que estimule la circulación, ya que además, ayuda a exfoliar la piel, quitando las células muertas y dejándola preparada para absorber mejor los productos.

Disfruta el placer de un buen masaje

No necesitas ir a un spa. Basta con que te regales unos cuantos minutos diarios para cuidar de tus piernas y realices pequeños masajes que ayuden a mejorar la circulación. Puedes buscar algunas cremas o lociones que contengan sustancias naturales como menta, alcanfor o manzanilla, entre otras, que ayudan a revitalizar y estimular el flujo de la sangre en las piernas. (8, 9 ,10)

Es importante que si tienes señales de inflamación y molestias en las piernas no dejes de acudir a tu médico, lo más pronto que puedas. El flujo de nuestra sangre es vital y debemos asegurarnos de que nada lo esté frenando. Y ya sabes qué hacer para ayudar a prevenir molestias. ¡Que todo fluya!

Seamos más saludables, juntos.

Tu equipo Santo Remedio

Estamos aquí para ayudarte.

¿Tienes alguna pregunta sobre nuestros productos y servicios? Llama ya o envíanos un correo eletrónico a support@misantoremedio.com

Carrito de compra

Su carrito actualmente está vacío. Continúe explorando aquí.