Es la temporada de gripe más peligrosa de la historia. Pero aquí tienes una vitamina clave para poner todo en orden.

Uno se da cuenta que una vitamina es esencial cuando las empresas comienzan a agregarla a los productos cotidianos.

Si entras a cualquier supermercado en Estados Unidos, verás que a la mayor parte de la leche se le ha agregado un micronutriente clave: vitamina D.

La vitamina D no se encuentra naturalmente en la leche, pero actúa para ayudar a la absorción del calcio en ésta, lo que significa huesos más fuertes, por eso está incluida en cada vaso.

Pero la vitamina D no sólo ayuda con la salud del sistema óseo. Los estudios han demostrado 3 beneficios increíblemente prometedores de su consumo:

  1. Es un refuerzo inmunológico que puede reducir la probabilidad de contraer gripe.
  2. Es un protector cardíaco que puede reducir el riesgo de enfermedad del corazón.
  3. Es un colaborador del sistema nervioso que puede reducir el riesgo de esclerosis múltiple.   

 

Dado que la vitamina D se agrega para enriquecer tantos productos, podríamos pensar que no deberíamos tener ningún problema de niveles bajos de ésta. Desafortunadamente, debemos pensarlo mejor.

Un estudio mostró que casi el 60% de los pacientes ingresados ​​en hospitales tenían niveles bajos de vitamina D. Otro estudio, realizado en Boston, mostró que más de la mitad de los adultos jóvenes sanos (!) tenían deficiencia de vitamina D.

Cuando el cuerpo no obtiene suficiente vitamina D podemos tener problemas, como raquitismo y esqueletos malformados (osteomalacia) en los niños. En los adultos, la deficiencia de vitamina D puede provocar dolores musculares y disminución de la capacidad inmunológica.

Es precisamente esa función inmunológica disminuida lo que preocupa a tantos médicos durante la temporada de gripe, que este año también está ocurriendo en medio de la pandemia de COVID-19.

Nuestros cuerpos producen vitamina D de forma natural cuando estamos al sol, pero muchos de nosotros nos hemos quedado en casa durante estos meses tan alocados. Las horas de luz solar también disminuyen naturalmente durante el invierno, disminuyendo la producción natural de vitamina D durante la temporada de gripe... ¡¡¡Justo cuando más la necesitamos!!! Eso es una gran ironía y un gran problema.

La respuesta es pasar el mayor tiempo posible a la luz del saludable sol. Siempre es una buena elección si lo haces de forma segura. Otra opción es agregar un suplemento de vitamina D, que generalmente es bien tolerada por el cuerpo, incluso en dosis altas.

En Santo Remedio creamos nuestro suplemento de vitamina D3 para brindarte una forma potente y biodisponible de obtener este micronutriente clave.

Creemos que la vitamina D es tan importante que también la hemos convertido en una parte fundamental de nuestro paquete saludable Protege Tus Huesos y Articulaciones.

Déjate ayudar en esta temporada de gripe con el poder de la vitamina D.

Seamos más saludables, juntos.

Comparte

Leer más