¡Solo Hoy! 20% de descuento en todo nuestro Cuidado de la Piel

¡Solo Hoy! 20% de descuento en todo nuestro Cuidado de la Piel

La gota: ¿por qué es tan común entre los hispanos?

De acuerdo a la Fundación de la Arthritis, 1 de cada 4 adultos en Estados Unidos sufre de artritis y la gota, entre los más de 100 tipos que existen de esta enfermedad a las articulaciones, es el cuarto más común (1). Aunque no se habla mucho al respecto, es necesario saber que la artritis interviene con el manejo de otras enfermedades como diabetes, hipertensión y cardiopatías. Además está directamente relacionada con otras como depresión, problemas de visión, trastornos del sueño, problemas a las encías, sordera, piel, riñones, gripe y corazón, entre otras.

Es también una de las variantes de artritis que más se da entre los hispanos debido principalmente a nuestros hábitos, especialmente de alimentación. Por eso queremos explicarte las diferencias, especialmente con la artritis reumatoide, con la que suele confundirse y los cambios que puedes hacer para evitarla y tratarla.

La gran diferencia

Ya sabemos que la artritis en sí implica hinchazón y dolor en las articulaciones. Pero uno de los diagnósticos errados más comunes es la confusión entre artritis reumatoide (AR) y la artritis gotosa o gota. Incluso, los anticuerpos, que aparecen en los exámenes que se realizan para confirmar la AR, en ocasiones también están en la gota. (2) La mejor manera de salir de dudas es sacando líquido de la articulación que tiene problemas y verificar si hay cristales de ácido úrico. En ese caso, definitivamente es gota.

La artritis reumatoide tiene las mismas manifestaciones, pero su origen es autoinmune. Por alguna razón se produce un “error” en la manera en que nuestro sistema de defensas hace su trabajo y en su intento de protegernos, ataca las membranas que recubren las articulaciones. Por eso, el dolor puede ocurrir desde el primer momento en varios puntos a la vez, como los nudillos, las rodillas o los hombros.

En el caso de la gota, en cambio, en una primera etapa comienza con brotes de dolor intenso e hinchazón en una articulación en particular, especialmente un dedo gordo del pie o rodilla. Luego suele ocurrir alguna lesión y comienzan a afectarse otras articulaciones paulatinamente. Pero el proceso dura bastante tiempo. (3)

¿Por qué ocurre la gota?

  • La inflamación de las articulaciones por gota ocurre cuando una persona tiene demasiado ácido úrico en la sangre. Los riñones no pueden eliminarlo por completo y el exceso se acumula y va cristalizándose o formando piedrecitas que se van hacia distintas partes del cuerpo. Por ejemplo, los mismos riñones, la vejiga o las articulaciones. (4)

  • Ocurre con mayor frecuencia en hombres de mediana edad y en mujeres que ya han pasado la menopausia. Y si bien, hasta cierto punto influyen los antecedentes genéticos, los mayores causantes de la gota tienen que ver con la alimentación, el exceso de peso y el consumo de alcohol, tres aspectos en los que los hispanos estamos muy mal parados. (5)

  • Por ejemplo, las personas que padecen síndrome metabólico (exceso de peso, hipertensión, colesterol y otros lípidos altos, resistencia a la insulina y diabetes), así como quienes tienen algunas enfermedades coronarias, tienden a ser candidatas a un ácido úrico alto y por ende, a gota.

  • El consumo de alimentos ricos en purinas como la carne y los interiores de animales también es detonante de este problema. Así es que piénsalo muy bien si en tu parrillada del fin de se semana abundan el hígado, los riñones y las mollejas. Aunque también hay alimentos saludables como los espárragos y los champiñones, así como productos del mar como mejillones, arenques y sardinas que pueden aumentar tu problema.

  • Otro gran enemigo son los productos procesados con jarabe de maíz rico en fructosa, ya que esta aumenta el ácido úrico y empeora la situación de un paciente. (6)

Cómo tratar la gota

Afortunadamente la gota puede tratarse desde distintos frentes para un alivio casi total. Desde medicamentos para controlar el dolor, la hinchazón y por supuesto, el ácido úrico.

  • Los suplementos dietéticos también pueden ayudar a disminuirla. De acuerdo a una completa revisión de 23 estudios realizados en 11 países sobre su uso en pacientes con problemas muscoesqueléticos el 47% de ellos señaló que los suplementos fueron efectivos. Entre los más usados están los aceites marinos, glucosamina, vinagre y coindritina. (7)

  • Según la Fundación de la Artritis, con algo tan sencillo como volvernos más activos físicamente ya podríamos disminuir el dolor y mejorar la funcionalidad en un 40% no solo en casos de gota, sino en cualquier tipo de artritis. (1)

  • Evitar el alcohol es muy importante, especialmente la cerveza, incluso la que no lo contiene, para controlar la gota y todos los aspectos relacionados, incluyendo los del síndrome metabólico. (5)

  • Mantener el peso es básicamente lo más importante, pues se ha visto que a medida que se pierde, disminuye la concentración de ácido úrico. Para eso es vital mantener buenos hábitos alimenticios pero supervisados por un especialista, ya que muchas opciones que son saludables, en este caso pueden afectar.

  • Por ejemplo, los lácteos bajos en grasa pueden ser contraproducentes para la gota, mientras que las dietas cetogénicas o keto, que son sugeridas muchas veces para perder peso y por su capacidad antiinflamatoria, deben ser realizadas bajo supervisión médica. Esto, porque en una primera etapa pueden aumentar la cantidad de ácido úrico, generando brotes de gota. Aunque la investigación en animales y humanos hasta ahora parece mostrar que una vez que pasa el periodo de adaptación del organismo, ayudaría a combatirla. (5) (8)

Es cierto que la gota es una de las enfermedades dolorosas que más atacan a nuestra comunidad. Pero al menos sabemos que podemos hacer muchísimo por mantenerla lejos de nuestras articulaciones si sumamos estos hábitos que, a fin de cuentas, ¡nos pueden salvar de casi todos los grandes problemas de salud!

Suma otro punto válido para trabajar en ser saludable y hagámoslo ¡juntos!

Tu equipo Santo Remedio

Estamos aquí para ayudarte.

¿Tienes alguna pregunta sobre nuestros productos y servicios? Llama ya o envíanos un correo eletrónico a support@misantoremedio.com

Carrito de compra

Su carrito actualmente está vacío. Continúe explorando aquí.