¡SOLO HOY! 20% DE DESCUENTO EN TODOS LOS PRUDUCTOS

¡SOLO HOY! 20% DE DESCUENTO EN TODOS LOS PRODUCTOS.

Quítale Fuerza a la Hipertensión

Cada vez que el corazón bombea sangre, ejerce fuerza sobre los vasos sanguíneos, para que puedan transportarla al resto del cuerpo. Pero, mientras más fuerza ejerce sobre estos, más trabajo tiene que hacer el corazón y más posibilidades de que los vasos se dañen.

A una persona le puede subir de vez en cuando la presión por alguna razón en particular. Pero cuando comienza a ser frecuente, se habla de hipertensión.

La presión se mide por dos números. Uno más grande, de tres dígitos, que indica la tensión del corazón cuando está latiendo o presión sistólica. Y un número más pequeño, de dos dígitos, que muestra la tensión en las arterias entre latidos o reposo. Esa se llama presión diastólica. De acuerdo a esto, deberíamos saber que:

Presión normal: es de 120 mm Hg (tensión sistólica) y 80 mm Hg(tensión diastólica)

Hipertensión: igual o superior a 140 mm Hg (tensión sistólica) e igual o mayor a 90 mm Hg (tensión diastólica). (1)

Causas y síntomas

Si bien, pueden influir hasta cierto punto los antecedentes familiares, enfermedades crónicas, la edad y el sexo, las causas fundamentales de la hipertensión realmente son “factores de riesgo”, sobre los cuales podemos tener control, tales como:

  • Sobrepeso u obesidad

  • Actividad física

  • Dieta

  • Tabaco

  • Alcohol

Algunas personas que tienen hipertensión presentan:

  • Dolor de cabeza

  • Problemas para respirar

  • Vértigo

  • Dolor en el tórax

  • Palpitaciones

  • Hemorragias nasales

Pero, la mayoría de los casos no muestra ningún síntoma. Por eso se le conoce como el enemigo silencioso. Por lo tanto, la única manera de enterarse de cómo va nuestra presión es midiéndose cada vez que vamos al médico, en las farmacias o bien, usando un medidor de presión arterial portátil.

¿Por qué tomárselo tan en serio?

En el mundo, al menos 1 de cada 5 personas tiene presión arterial alta y es la causa de la mitad de las muertes por accidente cerebrovascular o cardiopatía. (1)

Muchas personas que manifiestan hipertensión también presentan problemas con el azúcar, entre otros. Pero el mayor riesgo que hay detrás, es que ese exceso de fuerza en los vasos sanguíneos deteriora órganos vitales como los riñones, el cerebro y sobre todo, el corazón. De hecho, ocupa el primer lugar entre las causas de enfermedad cardiovascular y accidente cerebrovascular que se pueden prevenir, evitando ceguera, deficiencia renal, deterioro de la mente y muerte. (2)

Pasos sencillos para controlar la presión arterial

  • Ya lo leíste más arriba y vamos a insistir en la urgencia de que “la actividad física” toque a diario tu puerta, si quieres mantener la presión bajo control.(1)

  • Si tu presión se eleva de vez en cuando, para prevenirla enfócate en alimentos como:

    • Cacao en polvo no alcalinizado o virutas de cacao, sin azúcar, que es rico en flavonoides, los cuales hacen que los vasos sanguíneos se dilaten y baje la presión arterial. (3)

    • Productos ricos en potasio como vegetales de hojas verdes, tomates, batatas, bananas, lácteos, salmón, nueces y frijoles, ya que este mineral ayuda al cuerpo a deshacerse del sodio y alivia la presión sobre los vasos sanguíneos. (4)

    • Disminuye el sodio. Y para eso no solo debes disminuir la cantidad de sal de mesa que le agregas a tus comidas, sino que es muy importante aprender a verificar el sodio que contienen otros productos procesados leyendo las etiquetas. (5)

  • El máximo de sodio que puede consumir una persona sin problemas de presión es 2300 miligramos al día, equivalente a una cucharadita de sal. El máximo que puede consumir una persona hipertensa es 1500 por día o 1/2 cucharadita.

  • Pero hay productos como las sopas o embutidos “sazonados” que pueden llegar a tener casi la mitad del sodio que necesitamos a diario en una sola porción.

¿A qué debes poner atención en este caso?

Trata que el porcentaje de sodio que indica la etiqueta de un producto sea el menor posible. Hasta un 5% se considera bajo. Más de 20% de sodio por porción es alto. Por lo tanto, escoge aquellos productos que tienen menos de 5%.

Dos trucos sencillos que puedes hacer para eliminar el exceso de sodio:

  • Cuando compres productos enlatados como frijoles o garbanzos, deja que se enjuaguen en abundante agua para eliminar la sal.

  • Trata de no usar sal extra en tus comidas. Es mejor reemplazarla con especias como cúrcuma, pimienta, ajo y hierbas.

Pregúntale a tu médico si te recomienda seguir la dieta DASH (Enfoques Alimentarios para Detener la Hipertensión), baja en sal y por lo mismo ayuda a perder peso y baja también el colesterol. (6)

Consulta también si puedes agregar suplementos que trabajan para combatir la presión arterial y prevenir los problemas al corazón, tales como:

Omega 3: La investigación ha mostrado que el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA) apoyan de diferentes maneras las actividades de la sangre. También se ha comprobado que el DHA puede reducir la presión arterial, la frecuencia cardíaca y la función vascular. (7)

Té de Jamaica: Un estudio realizado en Irán mostró que el consumo de té de Jamaica, dos veces al día podría reducir eficazmente la presión arterial, tanto sistólica como diastólica en pacientes con hipertensión en etapa 1. (8)

No le abras la puerta de tu cuerpo a este enemigo. Toma control de los factores de riesgo y ayuda a que tu corazón siga funcionando con la fuerza justa.

Sigamos trabajando juntos para ser más saludables.

Tu equipo Santo Remedio.

Estamos aquí para ayudarte.

¿Tienes alguna pregunta sobre nuestros productos y servicios? Llama ya o envíanos un correo eletrónico a support@misantoremedio.com

Carrito de compra

Su carrito actualmente está vacío. Continúe explorando aquí.