La Resiliencia Ayuda a Los Adultos Mayores a Lidiar Mejor con La Pandemia

Resiliencia es una palabra que hemos escuchado mucho en este 2020 y que es un concepto muy importante para nuestra supervivencia. Se trata de nuestra capacidad para adaptarnos a circunstancias difíciles y salir fortalecidos de ellas. La gran sorpresa es que el grupo más vulnerable frente a la pandemia, nuestros abuelos y abuelas, es el que nos está dando cátedra de resiliencia.

Un estudio realizado en conjunto por varias entidades y hospitales universitarios de Estados Unidos (1), entre estos, la Escuela de Medicina de Harvard, publicado recientemente por la revista JAMA, de la Asociación Médica de Estados Unidos, explica por qué los adultos mayores han enfrentado mejor la soledad y el aislamiento social que los adultos jóvenes durante la pandemia del COVID-19. La pandemia es muy estresante y la soledad, ligada al aislamiento, le pasa factura a la salud mental.

El costo de la pandemia para la salud mental

Encuestas de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) realizadas entre el 24 de junio y el 20 de junio de 2020 encontraron que 40,9% de los entrevistados experimentaron al menos una condición de salud mental o conductual (2).

Estas condiciones incluyen síntomas como ansiedad, depresión y trauma, además de facilitar el consumo de sustancias como drogas, cigarrillos o alcohol. Sin embargo, esto no parece afectar en la misma medida a las personas de mayor edad.

Los adultos mayores parecen estar mejor preparados

Un grupo de investigadores de instituciones en Massachusetts, California y Pennsylvania observaron los datos de varios estudios globales hechos en adultos mayores acerca de su salud mental durante la pandemia.

Mientras los adultos mayores, por un lado, son considerados población vulnerable por presentar casos más severos de COVID 19 relacionados con la muerte, los investigadores encontraron que su salud mental se ha visto menos afectada que la de los adultos jóvenes (1).

Un reporte de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), por ejemplo, concluyó que los adultos mayores fueron menos propensos a aumentar el uso de sustancias y a pensar sobre el suicidio (2).

Por supuesto, estos hallazgos no aplican a todas las personas mayores, pues en el mismo reporte, el CDC advierte que aquellos de grupos en condiciones más vulnerables como los que cuentan con menos recursos financieros o dependen de cuidadores, están más expuestos a que su salud se afecte.

Esto también se relaciona con otra evidencia de altos niveles de ansiedad, depresión, estrés y desorden de estrés post traumático en personas afroamericanas (3), comparados con personas blancas, durante la pandemia del COVID - 19.

Factores que afectan la resiliencia en los adultos mayores

Basados en la evidencia, los autores del estudio sugieren que los adultos mayores que mejor resistieron las presiones de la salud mental (1), lo hicieron gracias a un aumento de su resiliencia y al deseo de mantenerse conectados con otros.

Tanto los expertos en salud mental, como en cuidado de personas mayores saben que la resiliencia tiene mucho que ver con la posibilidad de interactuar y mantener relaciones cercanas con otras personas, así como tener acceso a servicios de cuidado de la salud emocional y mental.

Sin embargo, a pesar de la muestra de resiliencia que nos han dado los adultos mayores, a muchos de ellos les preocupa su bienestar físico y financiero a largo plazo.

La resiliencia puede también estar relacionada con la sabiduría. El análisis encontró que la sabiduría está asociada a altos niveles de compasión y menos soledad.

Cómo mejorar la resiliencia

Una de las cosas que también llamó la atención de los investigadores es que cuando un adulto mayor tiene acceso a la tecnología, aprendiendo a usar un teléfono inteligente, por ejemplo, puede mejorar su resiliencia.

Muchos adultos mayores no tienen los recursos requeridos para manejar el estrés asociado al COVID 19. Esto puede incluir recursos materiales como la falta de acceso a la tecnología, sociales como contar con muy pocos familiares o amigos, y cognitivos o biológicos como la falta de habilidad para involucrarse en ejercicios físicos o para participar en actividades o rutinas.

El estudio concluye que aumentando el acceso a la tecnología y a las estrategias para usarla, se ayuda a los adultos mayores a mantener relaciones sociales y también les brinda la oportunidad de poder acceder a servicios de salud mental online. Por eso es importante poder ayudarlos a entender cómo usar la tecnología y proveerles de algunas herramientas como teléfonos o computadores para mantenerlos “cerca” y conectados en esta nueva forma de vida que todos tenemos.

Si tienes adultos mayores a tu cargo o conoces a alguno, ya sabes cómo puedes aportar a su cuota de resiliencia. Seguramente, además de ayudar, tú también vas a ganar.

Seamos más saludables, ¡juntos!

Tus amigos Santo Remedio

Share

Read more