¿Puede la Dieta Ayudarnos a Vivir Más Tiempo?

Estamos en un nuevo comienzo, lo que significa que millones de nosotros estamos a dieta para intentar cumplir esos propósitos de año nuevo.

Una cosa que es común en la mayoría de las dietas es la restricción de calorías: esa idea de que estás consumiendo menos calorías mientras estás a dieta que antes de comenzarla. No todas las dietas disminuyen las calorías, pero la mayoría lo hace.

Los científicos están muy entusiasmados con los posibles beneficios para la salud de la restricción calórica, especialmente a largo plazo. En ciertos estudios realizados con animales, se ha demostrado que aumenta la esperanza de vida, reduce las complicaciones del envejecimiento y reduce las tasas de cáncer, diabetes y enfermedades cardiovasculares.

¿Estás diciendo que si como menos o bajo de peso viviré más?

En primer lugar, para las personas obesas o con sobrepeso, la respuesta es muy clara. Bajar de peso te ayudará a reducir el riesgo de mortalidad, disminuirá la inflamación y las posibilidades de una gran cantidad de enfermedades o complicaciones. También tendrá un impacto positivo en tu calidad de vida. Es una noticia alentadora y una gran motivación a medida que nos esforzamos por alcanzar nuestros propósitos de año nuevo.

Pero la razón por la que los científicos e investigadores de longevidad están tan contentos con la restricción de calorías es que puede ayudar a prolongar la vida y evitar enfermedades crónicas, incluso en personas que no tienen sobrepeso o que intentan perder peso.

Los estudios en humanos se están llevando a cabo en la actualidad, y debido a que muchos son a muy largo plazo (siguiendo a grupos de personas durante décadas), aún no hay conclusiones definitivas. Pero un considerable grupo de investigaciones dirigidas por un equipo de la Universidad de Duke ha mostrado signos prometedores.

El estudio siguió a un gran grupo de personas sanas durante dos años. La mitad de los participantes comió de manera regular y la otra mitad disminuyó la ingesta de calorías. Al principio, los investigadores esperaban restringir las calorías en un 25% en el subgrupo, pero luego se dieron cuenta de lo que todos sabemos: ¡comer menos es difícil! El grupo que disminuyó las calorías logró bajar en promedio solo un 12% de calorías.

Los resultados de todos modos fueron sorprendentes. Todos los marcadores metabólicos e inflamatorios mejoraron en el grupo de restricción calórica y en algunos casos de manera impresionante. Fue solo un estudio de dos años, por lo que no se pudo evaluar la longevidad, pero muchos de los marcadores de salud que mejoraron se han relacionado con una vida más larga y saludable.

Es importante tener en cuenta que los participantes en la investigación estaban satisfaciendo todas sus necesidades nutricionales, simplemente consumían menos energía. No se trata de la privación de nutrientes, solo de la ingesta de calorías.

¿Cómo se traduce la restricción de calorías en el mundo real?

Seguramente te estás preguntando: “esto es maravilloso para un estudio, pero, ¿qué implicaría eso para mí? ¿Cómo puedo ponerlo en práctica en mi propia vida?”

Si estás interesado en probar la disminución de calorías, la respuesta es adoptar un estilo de vida que puedas mantener (no se trata de una dieta de moda o de privarse de nutrientes), y que te ayude a ingerir menos calorías.

La buena noticia es que hay muchas, muchísimas opciones, desde el ayuno intermitente al ayuno alternado, e incluso, dietas grupales como la Dieta SR.

Todos somos diferentes y nuestra relación con la comida y nuestra capacidad para cambiar nuestros hábitos alimenticios también lo es. ¿Nuestro consejo? Encuentra un plan que funcione para ti y cúmplelo. Puede que te ayude a vivir más tiempo.

Seamos más saludables, ¡juntos!

Tus amigos en Santo Remedio

 

Share

Read more