VENTA DE BLACK FRIDAY TERMINA HOY!

VENTA BLACK FRIDAY TERMINA HOY

La diferencia entre la inflamación saludable y la dañina

La inflamación es la defensa natural de tu cuerpo contra lesiones, infecciones e irritaciones. Este proceso es necesario y útil para la curación. Eso está bien, ¿verdad? Claro que, demasiado de algo bueno con frecuencia puede convertirse en algo malo, y la inflamación crónica lleva directo a una enfermedad grave si no se maneja adecuadamente.

Esto es lo que necesitas saber (y lo que puedes hacer) con la inflamación:

Inflamación aguda versus inflamación crónica

La inflamación aguda aparece repentinamente y los síntomas son notorios (y a veces, graves): dolor, enrojecimiento, hinchazón, calor y pérdida de la función. Es muy probable que hayas experimentado esto, como una reacción a una picadura de abeja o la hinchazón y el dolor de un esguince de tobillo, por ejemplo. Lo bueno es que la inflamación aguda generalmente dura unos días o unas semanas.

La inflamación crónica en cambio, es complicada, porque sus síntomas son más sutiles y pueden pasarse por alto o malinterpretarse: fatiga, fiebre, llagas en la boca y dolor abdominal. Puede durar meses o incluso años, y es posible que la experimentes durante mucho tiempo antes de darte cuenta.

Causas de la inflamación crónica

Algunas personas experimentan inflamación crónica debido a un trastorno autoinmune, en el cual el sistema inmunológico ataca a las células sanas del cuerpo por error, como ocurre en la artritis reumatoide y el síndrome inflamatorio del intestino.

Otras causas incluyen inflamación aguda no tratada y exposición constante a sustancias químicas y contaminantes.

Algunos factores aumentan tu riesgo de desarrollar inflamación crónica, como fumar, obesidad, alcohol y estrés sostenido.

La inflamación crónica es una mala noticia

Con el tiempo, la inflamación crónica daña las células sanas y el ADN sin que lo sepas. Puede causar aumento de peso, depresión o ansiedad, problemas gastrointestinales y fatiga. Peor aún, la inflamación crónica puede provocar enfermedades cardíacas, cáncer, diabetes o Alzheimer.

Estrategias de defensa

  • ¡La inflamación es un problema en el cual comer puede ayudarte! Solo asegúrate de elegir los alimentos adecuados. Algunos productos agravan la inflamación, en particular el azúcar y los carbohidratos refinados, las grasas trans y la carne procesada. Otros, la combaten como bayas, pescados grasos, aguacates y brócoli.

  • El sueño adecuado y de alta calidad también es una excelente manera de combatir la inflamación. Al dormir el cuerpo se recupera y se restaura.

  • Un suplemento de cúrcuma también puede ser un impulso de poder antiinflamatorio muy útil. El principal compuesto de la cúrcuma (que le da su color amarillo) es la curcumina, un potente antioxidante. La curcumina apoya la respuesta inflamatoria natural de tu cuerpo y algunas investigaciones indican que puede ser tan poderosa como algunos medicamentos antiinflamatorios de venta libre.

En ese caso solo necesitas una cápsula de cúrcuma porque tiene una concentración mucho más alta de curcumina que la especia que tienes en la alacena. Consejo de los expertos: toma tu cúrcuma junto a pimienta negra o come alimentos espolvoreados con esta poco después de tomar el suplemento. El consumo de pimienta negra junto a la cúrcuma mejora la absorción de curcumina en tu cuerpo en un 2000%.

La inflamación crónica no es una broma. Si no se trata, puede causar enfermedades y dolencias graves. La amenaza de una inflamación dañina debería motivarte a comer mejor, dormir mejor y perder un poco de peso si es necesario. La mejor noticia es que con solo un poco de información y voluntad para hacer ciertos ajustes, puedes comenzar a controlarla.

Seamos más saludables, juntos.

Tus amigos de Santo Remedio

Estamos aquí para ayudarte.

¿Tienes alguna pregunta sobre nuestros productos y servicios? Llama ya o envíanos un correo eletrónico a support@misantoremedio.com

Carrito de compra

Su carrito actualmente está vacío. Continúe explorando aquí.