Recetas Santo Remedio: 2 Sopas para Apoyar tu Sistema Inmunológico en Días Fríos

¡Nos ha tocado un invierno muy frío! Con récord de temperaturas bajísimas en casi todo el país. Eso, sumado al riesgo de contagio del COVID-19, además de las gripes de temporada ponen a nuestro sistema inmunológico en la cuerda floja. Tenemos que apoyarlo ¡desde todos los frentes! Por eso queremos compartir contigo dos sopas que pueden ayudarte en esa tarea y sobre todo, brindarte ese calorcito interior que tanto necesitas en días como estos.

Las sopas, en general, cuando están hechas con ingredientes naturales, son una buena opción para apoyar nuestras defensas (1). Pero, para que realmente sean un aporte al sistema inmunológico deben tener al menos 3 características:

  • Altamente nutritivas. Esto no significa que tengan muchas cosas, pero sí algunos ingredientes que son clave como cebolla, zanahorias, ajo, jengibre, espinacas, acelgas o berros, que le van a aportar una gran cantidad de propiedades. También pueden llevar proteína como pollo, carne, huevo o granos como lentejas, arvejas, frijoles o garbanzos. (2)

  • Bajas en carbohidratos. Una sopa puede llevar lo que quieras, pero no es lo mismo para el sistema inmunológico una hecha con papas o maíz, altos en carbohidratos, a una que solo tenga verduras, proteínas y pocos carbohidratos.

  • Fáciles de digerir. Para que los nutrientes sean procesados sin inconvenientes.

Y estas que vamos a compartir contigo son muy completas, llenas de nutrientes y ¡deliciosas!

Sopa de miso, hongos y vegetales

Ingredientes:

  • 5 tazas de agua hervida
  • 2 cucharadas de miso
  • 3 hongos Shiitake
  • 2 cucharadas de cebollín picado o cebolla
  • 1 diente de ajo picado
  • 1 zanahoria picada
  • 1 taza de calabaza en trozos
  • 2 cucharadas de jengibre picado
  • 1 taza de brotes de habichuelas
  • 1 taza de hojas de espinacas
  • 3 onzas de alguna opción keto de fideos, baja en carbohidratos
  • Sal y pimienta a gusto
  • 1 pizca de cúrcuma o el contenido de una cápsula de cúrcuma

Preparación:

En una cacerola, pon el agua con sal y prepara los fideos hasta que queden al dente. Cuélalos pero no botes el agua. Reserva la pasta.

Usa esa agua para cocinar la zanahoria, calabaza, ajo y jengibre. Deja que hiervan unos 3 minutos y agrega el cebollín, brotes y champiñones. Agrégale la pimienta y la cúrcuma.

Mientras se cocina, en una taza, pon el miso y agrégale un poquito de agua caliente (puedes usar un poco de la sopa o agua regular). Disuélvelo bien. Cuando la sopa esté lista, apágala y retírala del fuego. Agrega encima el miso disuelto junto a las espinacas y deja que reposen por 1 minuto. Sirve poniendo parte de los fideos y encima la sopa con los vegetales.

¿Por qué esta sopa ayuda al sistema inmunológico?

  • Todos los ingredientes que contiene como la zanahoria y espinacas, son ricos en antioxidantes que estimulan el sistema inmune. (3) (4)

  • Los hongos shiitake tienen propiedades antivirales, prebióticas y estimulan la producción de interferón y linfocitos T y otras, que son células encargadas de las defensas. También tiene un efecto relajante. (5) (6)

  • El jengibre y la cúrcuma fortalecen el sistema inmune y además contribuyen desinflamando el organismo. (7) (8)

  • El miso, es una pasta fermentada, hecha de soja, que actúa en el sistema digestivo como un probiótico, mejorando la microbiota intestinal, que es fundamental para el sistema inmunológico. Además, contiene ácido linoleico y lecitina, que regulan los niveles de colesterol en sangre, tienen propiedades antioxidantes, para combatir el daño celular y los radicales libres. (9)

Sopa de remolachas y especias

Ingredientes:

  • 3 tazas de agua
  • 3 remolachas (beets)
  • 1 diente de ajo
  • 1 trozo o 2 cucharaditas de jengibre fresco picado
  • 1 pizca de cúrcuma o el contenido de una cápsula de cúrcuma
  • 1/2 taza de nueces de la India (cashews) crudas o tostadas, sin sal
  • 1 cucharadita de albahaca seca o 4 hojas frescas
  • Sal y pimienta a gusto
  • 1 cucharada de aceite de oliva extra virgen

Preparación:

Hierve el agua en una cacerola y agrega las remolachas, el ajo, el contenido de la cápsula de cúrcuma y jengibre. Cocina hasta que las remolachas estén ligeramente blandas. No las cocines demasiado.

Cuando estén listas, déjalas que se enfríen un poco y ponlas en un procesador de alimentos o licuadora. Agrega el aceite, la albahaca, nueces de la India, sal y pimienta. Pon un poco del agua en que se cocinaron (pero tibia, cuidado con el vapor al licuar). Licúa o procesa hasta que quede cremosa. Agrega agua a tu gusto para hacerla más líquida o cremosa.

Sírvela. Puedes agregar un poquito de albahaca fresca picada y nueces picadas encima para adornar.

¿Por qué ayuda al sistema inmunológico?

  • Las remolachas ayudan a que las células se oxigenen y aumente la producción de glóbulos rojos, lo cual ayuda a proteger al organismo contra las infecciones y mejora la circulación sanguínea. Por lo tanto, son también un gran apoyo para el corazón. Poseen además, muchísimos antioxidantes que combaten la oxidación y envejecimiento de las células.(10) (11)

  • El ajo tiene numerosos componentes esenciales para la inmunidad como la alicina y el silicio que ayudan a mejorar la respuesta inmunitaria y evitan infecciones virales como la influenza. Se ha visto en algunos estudios que los pacientes que entran a cuidados intensivos por infecciones respiratorias tienen bajos niveles de selenio.(12) (13)

  • El cashew, nuez de la India, caju o Marey contiene mucho cobre, el cual es muy importante para la inmunidad, porque por un lado, resulta tóxico para los microbios, y por el otro, ayuda a estimular las células T, de las defensas. Cuando hay un adecuado nivel de cobre en el cuerpo se puede combatir infecciones bacterianas como E. Coli, salmonella y tuberculosis. (2)

Ambas son deliciosas, con un montón de apoyo a tus defensas y un poquito de consentimiento para ti. ¡A disfrutarlas!

Seamos más saludables, ¡juntos!

Tu equipo de Santo Remedio

Share

Read more