Tu nervio ciático es fundamental para tu salud en general. Es el más largo y ancho de todos tus nervios, pero seguramente no le has prestado mucha atención, a menos que te haya dado problemas.

Es el nervio principal que controla la parte baja de tu cuerpo. Comenzando en la parte inferior de la columna, se desliza hacia abajo a través de la pelvis y en cada pierna. Este nervio realiza dos funciones muy importantes: activa todo el movimiento en tus extremidades inferiores. Y también ayuda a que tengas sensación en la parte baja, hasta los pies.

Como puedes ver, es fundamental para las actividades diarias. Por eso, cuando está dañado o irritado, ¡definitivamente lo vas a sentir!

La ciática

Un nervio ciático inflamado provoca ciática: un dolor en la parte baja de la espalda, las nalgas y las piernas. Incluso puedes sentir entumecimiento o sensación de hormigueo en esas áreas. Algunas personas experimentan incontinencia o debilidad muscular en la parte inferior del cuerpo. Por lo general, las personas con ciática tienen los síntomas en un lado del cuerpo.

La ciática es causada por cualquier cosa que desajuste la columna o apriete los músculos de la parte inferior del cuerpo. Por ejemplo, una caída o una hernia de disco pueden dañar las vértebras y ejercer presión sobre el nervio ciático. Otro peligro es el estrés repetitivo, como el que provoca levantar objetos pesados ​​o sentarse durante períodos prolongados.

La ciática es muy común, especialmente en los adultos mayores. Otros factores de riesgo incluyen la obesidad, la diabetes, el tabaquismo y un estilo de vida sedentario. Las mujeres embarazadas también corren el riesgo de tener ciática, ya que sus cuerpos se mueven internamente para adaptarse al bebé que está creciendo.

Si tienes ciática, puedes tomar medidas para prevenir o mejorar tus síntomas.

Reduce la inflamación

Lograr que disminuya la inflamación en tu cuerpo puede ayudar a la salud de tus nervios. Si bien, existen muchos medicamentos antiinflamatorios, es posible que desees hacerlo de forma natural.

Junto con una dieta saludable, algunos suplementos naturales que pueden ayudar son:

  • Cúrcuma, un antiinflamatorio que puede ayudar con la degeneración relacionada con la edad.

  • Quercetina, un pigmento natural que se encuentra en las plantas y que también tiene muchas propiedades que reducen la inflamación.

  • Otro suplemento natural que puedes probar es el resveratrol, un compuesto que se encuentra en la piel y las semillas de las uvas y las bayas. Se ha demostrado que reduce la inflamación durante el ejercicio.

Estírate regularmente

Los músculos tensos de las nalgas y las piernas pueden ejercer presión e irritar el nervio ciático. Concéntrate en estiramientos suaves en estas áreas.

  • Acuéstate de espaldas con las rodillas dobladas. Cruza un tobillo sobre la rodilla opuesta y hala suavemente las piernas hacia tu pecho. Luego, haz el mismo estiramiento con la otra pierna.

  • Otro estiramiento útil es acostarse boca arriba con las piernas estiradas. Dobla una rodilla y muévela suavemente hacia el hombro opuesto. Deberías sentir un leve tirón pero sin dolor. Hazla con la otra pierna y repite con ambos lados.

Aplica compresas frías y calientes

Pon compresas frías en la zona lumbar durante unos minutos varias veces al día. Después de unos días, cambia a una compresa caliente.

El refuerzo antiinflamatorio que producen las compresas frías y la ayuda de las compresas calientes para relajar los músculos pueden calmar la irritación del nervio ciático y aliviar el dolor.

Esperamos que nunca experimentes este dolor, pero si te toca, estarás armado con la información que necesitas para hacerte cargo.

Seamos más saludables, juntos.

Tus amigos de Santo Remedio

Estamos aquí para ayudarte.

1.855.736.3346

¿Tienes alguna pregunta sobre nuestros productos y servicios? Llama ya o envíanos un correo eletrónico a support@misantoremedio.com

Carrito de compra

Su carrito actualmente está vacío. Continúe explorando aquí.