MIS-C: La Inquietante Complicación del COVID-19 en los Niños

Seguramente has escuchado los aterradores informes sobre el síndrome inflamatorio multisistémico pediátrico (MIS-C) como resultado del COVID-19. ¡Como si los padres no tuvieran suficiente de qué preocuparse durante la pandemia! Por eso, vamos a intentar disminuir un poco la ansiedad respondiendo algunas de las preguntas más comunes sobre este complejo síndrome.

¿Qué es exactamente el MIS-C?

MIS-C es un cuadro que algunos menores desarrollan unas semanas después de infectarse con COVID-19. En este, diferentes partes de sus cuerpos se inflaman, como el corazón, los pulmones y el cerebro.

La inflamación puede ser parte de la respuesta inmune saludable de un niño a un virus. Sin embargo, el MIS-C parece desencadenar una respuesta extrema, que, sin querer, puede dañar el cuerpo en lugar del virus, contra el que se supone que está combatiendo.

Según los Centros para el Control de Enfermedades (CDC), los niños que experimentan MIS-C pueden tener múltiples síntomas:

  • Fiebre

  • Dolor de estómago

  • Vómitos

  • Diarrea

  • Dolor de cuello

  • Sarpullido

  • Ojos enrojecidos

  • Agotamiento

No todos los niños que lo experimentan tienen los mismos síntomas, pero todos tienen más de uno de estos.

¿Por qué solo algunos niños desarrollan MIS-C?

Los médicos y científicos aún no comprenden por qué algunos desarrollan MIS-C después del COVID-19 mientras que otros no. Las investigaciones indican que un niño con una afección preexistente, como obesidad o asma, puede tener un mayor riesgo de desarrollarlo.

Un número desproporcionado de niños afroamericanos e hispanos ha desarrollado MIS-C, que coincide con otros datos que muestran que nuestras comunidades se han visto mayormente afectadas por el virus.

¿Por qué el MIS-C es tan dañino para el cuerpo de un niño?

El MIS-C causa inflamación severa y sostenida en el cuerpo. La inflamación no tratada puede dañar muchos órganos, pero una de las complicaciones más peligrosas de este síndrome involucra al corazón. La inflamación daña el tejido cardíaco, lo que reduce la capacidad del corazón para bombear sangre hasta en un 30%.

¿Cuántos niños contraen MIS-C?

El MIS-C ocurre, pero no con tanta frecuencia. De los millones de niños en Estados Unidos que han tenido COVID-19, menos del 1% también desarrolló MIS-C. Y de los casos diagnosticados de MIS-C, solo el 1,5% fue fatal.

La mayoría de los niños con MIS-C necesita atención hospitalaria, pero, aunque la afección puede ser mortal, la mayoría de los niños mejora con tratamiento.

¿Qué deberían hacer las familias?

Que no cunda el pánico por el MIS-C. Es muy grave, pero las precauciones simples son las mejores opciones para su prevención. Y en muchos casos, son las mismas que usamos para la prevención del COVID-19.

Lávate las manos, usa una máscara (o dos) que tenga más de una capa, evita los espacios cerrados y manténte al menos a seis pies de distancia de los demás.

¡Seamos más saludables, juntos!

Tus amigos de Santo Remedio

Comparte

Leer más